BIDAIARIAK SANTURTZIN (V)

Damián Roda eta 1937ko sardinak

sardineras-y-puertoZerbait bada herri honetan lehen eta orain bereizgarria, sardinak eta sardina-saltzaileak dira. 1937an Damián Roda antzerkigilea herrira etorri zen bisitan eta

1937ko “Vida Vasca” (1) urtekarian argitaratu zuen artikuluan horiei buruzko iritzia utzi zigun, frankistek lurra hartu ondoren.

Roda honek (2), kritikarien ustez, ohitura antzerkigile eta manera onen jarraitzailea izateaz gain, kazetari lanetan ere ibiltzen zen eta garaileen alde egiten zuen, beste batean jorratu genuen “Bermeotik Abrara” izeneko No Do erreportajean azaltzen zen bezala. Hau da, den-denak pozez zoratzen erregimen berriaren zaintzapean. Argitaratu dugun artikulua estilo horren adibide argia da.

Artikulua Ragón-ek sinatutako bost argazkirekin batera agertu zen. Ragón argazkilari emankorra izan zen eta urtekari baten laguntzailea, zeinetan azkenean zuzendari izatera heldu zen. Irudi hauek, zalantza barik, egilearen lanik onenak dira.

Eta besterik gabe, Damián Rodaren artikuluaren transkripzioa eta jatorrizko argitalpenean izan zituen irudiak.

puerto

LAS FAMOSAS SARDINAS DE SANTURCE

REHABILITACION Y ELOGIO

El español que no se haya desplazado alguna vez hacia este pedazo de costa que va desde el abra de Bilbao hasta Laredo, no puede tener sino una idea equívoca sobre la verdadera naturaleza y sabor de la sardina.

La sardina, la capturada en ese sector marítimo que ya queda delimitado aproximadamente, goza de la más alta categoría a que una sardina puede aspirar legítimamente. Es, como si dijéramos, una supersardina, una sardina noble, de sangre azul, a pesar de la desdichada leyenda democrática que parece envolver su simple enunciado. Aureola absolutamente injusta, erigida sobre datos falsos. Es como si para juzgar las perlas legítimas inspirásemos nuestro dictamen en las de esos collares que el chinito sonriente nos ofrece a tles peletas.

De perla a perla, como de sardina a sardina, hay un valor de ángulo.

sardineras

UNAS CUANTAS RAZONES

¿Preguntáis por qué?

Por la misma razón que nuestro vinillo foral no se parece al riojano sino en que ambos, al cuarto vaso, tienen la simpática virtud común de trocarnos en seres alegres, despreocupados, optimistas. Estimamos suficiente todo esto, a pesar de su parvedad científica, para dar por resuelto este punto referente a la superioridad indiscutible de nuestra sardina. Quedamos, no obstante, dispuestos a la necesaria rectificación, si ésta, que nos parece una verdad irreductible, empalideciera ante la aparición de otras verdades tan atendibles como ella. No queremos perjudicar al buen nombre de ninguna de las regiones que componen nuestro litoral.

Aparte de esta categoría “perse” de nuestra sardina, hay otra poderosa razón que se opone a que quienes vivan unos pocos kilómetros al interior puedan saborearla plenamente, en toda su integridad, como nosotros. Tengamos en cuenta que a este pescado le bastan una, dos o tres horas, según la temperatura, para perder sus finas, sus delicadas esencias.

También aquí se descubre la nobleza v señorío de su condición. No hay cámara frigorífica, ni ingenioso arbitrio capaz de torcer este designio inquebrantable. La mejor sardina, servida a cien kilómetros de su origen, no es sino una pobre parodia de sí misma, vil trasunto al que hay que adobar con determinadas especias imaginativas.

sardineras-y-puerto

ESTAMPA DE PUERTO

Así, después de ver el resplandor de los Altos Hornos, el forastero puede llegarse a esta pequeña dársena de Santurce, junto al gran remanso del puerto exterior. Será a la hora matinal en que el sol primerizo realza, de través, el relieve de las cosas recién nacidas a la luz. Van llegando las traineras, los pequeños vapores jadeantes bajo su cargamento de plata. El marinero salta a tierra. Su gesto, siempre aborrascado, está ahora clareado por el optimismo de la buena pesca que será fuego en el hogar y ron en el viejo café marinero, todo lleno de un regusto salobre.

Al poco, la sardina humea sobre las brasas, revestida de lo que fué verde hoja de vid. Y en seguida aparecen ante vosotros, en la ancha fuente, como tizones chamuscados que traen todavía un punto brillante de luz.

Y bajo la negra faja aparece la sardina blanca, inmaculada.

LA ÚLTIMA GENTILEZA

No tenéis más que llevarla a la boca, siendo lícito adoptar el gesto de golosa avidez de este experto gastrónomo rural. Como a él, la sardina os habrá dispensado de todo prejuicio elegante. El menestral, como el maestro del buen comer, la prenden por igual con sus manos finas o plebeyas. Porque la sardina, como los grandes magnates, tiene con nosotros la última gentileza aristocrática de dispensarnos de toda etiqueta y formulismo.

poli-orig-opt

OHARRAK

  1. Vida Vasca 1924tik 1981era bitartean Bilbon urtero argitaratutako aldizkari  grafikoa izan zen, gaztelaniaz idatzitakoa.

Hermes kalitatezko literatura-aldizkariaren eredua den bitartean, Vida Vasca euskal prentsako askotariko aldizkari grafikoaren eredua da. 1924an sortu zen Bilbon, baina Gerra Zibilak Gasteizera lekualdatu zuen erredakzioa, Ramón González Fernández Ragónen zuzendaritzapean. Heliodoro Gonzálezek, ideologia monarkiko eta liberala zuenak, utzi zuen bere arrastoa argitalpenaren estiloan, edukietan askotarikoa eta tradizionala, publizitate ugarikoa eta estetikoki erakargarria zena.

Revista Regional Española izenburuazpia zuen aldizkarian edozerk eta ia denek zuten lekua oso nahasia zelako, orrialde batean dena informazioa eta hurrengoa zezenketari buruzkoa, orriari buelta eman eta poesia… baina dena oso artistikoa José Arrue eta Hombrados Oñatibia irudigileei esker. Urtean behin argitaratzen zen eta banaketa bikaina zuen, doan banatzen baitzen hiritar giroa zuten leku guztietan. 1981era arte iraun zuen. (Iturria: Wikipedia)

  1. Hainbat lan idatzi zuen, besteak beste, La Beneficencia en Vizcaya, Bilbao, 1931, Museo de Bellas Artes de Bilbao, Bilbao, 1947, eta Alma y paisaje de Bilbao, 1954. Gainera zenbait aldizkarirekin ibili zen lankidetzan: Esfera 1916an, La Pintura Vasca 1919an, Arquitectura Moderna en Bilbao 1924an, eta Vida Vasca 1948, 1949 eta 1950ean.

Bere artikuluak «El Nervión», «La Esfera», «España», «El Liberal», «El Noticiario Bilbaino», «Hierro» eta «El Pueblo Vasco» egunkarietan ere agertu ziren.

Antzerkigilea ere izan zen eta 1914an “Teatro sentimental” izeneko liburua argitaratu zuen “Amores lejanos”, “Tü marido ríe” eta “Leían un libro nuevo” komediak zituena. Gerora “La noche de Santa Agueda” (1933) eta “Los tímidos” idatzi zituen. (Iturria: Carlos Bacigalupe “Bilbao” egunkarian).

Liburutegi Nagusia (E.B.C.)

Advertisements

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s